Image

¿QUÉ ES LA DISFUNCIÓN TEMPOROMANDIBULAR O TRASTORNO DE ATM?

Se denomina así a los problemas de la articulación mandibular que cursan con dolor y trastornos de tipo funcional.

Son diversas las causas que lo provocan y la forma de manifestarse, siendo importante determinar cuales son los factores predisponentes en cada caso (maloclusión, bruxismo, factores genéticos, transtornos musculares, etc.) y los precipitadores (traumatismos, luxaciones, artrosis, infecciones).



Unidad Cráneo-Sacro-Cervico-Mandibular

La boca es posiblemente uno de los sistemas más complejos del cuerpo debido a la gran cantidad de influencias que ejerce y recibe, por ello el funcionamiento de la ATM (Articulación Temporomandibular) va a depender del correcto equilibrio y función de todas ellas: una correcta oclusión dental, un correcto funcionamiento de la columna cervical y el sistema meníngeo cráneo-sacral, las estructuras nerviosas craneales, cervicales y S.N. Autónomo, y la postura corporal global de la persona.

De ahí que el abordaje de esta región requiera de una análisis completo y riguroso de dichos sistemas y estructuras anatomofisiológicas. La capacidad de integrar todos estos sistemas de interrelación y el trabajo coordinado con dentistas especializados, es lo que nos hace diferentes, permite ser respetuosos con la fisiología general del paciente y garantiza los mejores resultados.

 

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

  • Dolor en oídos, cara, ojos y boca
  • Dolor de cabeza
  • Acúfenos, sensación de taponamiento
  • Mareos
  • Alteraciones digestivas
  • Dolor mandibular al masticar
  • Limitación de la apertura de la boca
  • Bruxismo, dientes desgastados
  • Dolor en nuca, cuello y hombros
  • Chasquidos, crepitaciones

 

¿QUÉ LO CAUSA?

Hay numerosos factores que pueden alterar su correcto funcionamiento, tanto la posición articular en reposo como su dinámica, pudiendo favorecer a la larga la degeneración de la articulación:

  • Traumatismos en cabeza o boca
  • Traumatismos con latigazo cervical
  • Oclusión dental incorrecta
  • Empastes, extracciones dentales
  • Estrés psicoemocional mantenido
  • Alteraciones cervicales, posturales y cráneo-sacras
  • Alteraciones de la función orofacial: función lingual, fonación, deglución, masticación y respiración.

(Este aspecto es de vital importancia de valorar en niños para favorecer el correcto crecimiento y desarrollo de los huesos de la cara, boca y órbitas oculares, así como una adecuada respiración nasal, función visual y una correcta postura corporal)

 

CONSEJOS

Para mejorar y prevenir los trastornos de la ATM se recomienda evitar la hiperactividad mental y laboral, una mala postura corporal, morderse las uñas, mordisquear lápices, masticar chicle, respirar por la boca, comer alimentos muy duros y abusar de estimulantes tales como café, bebidas con cafeína, etc.

A su vez, es adecuado adquirir hábitos saludables:

  • Posición adecuada de la lengua en reposo: debe "descansar" en la parte anterior del paladar, como si fuésemos a pronunciar la palabra “no”.
  • Realizar actividad física aeróbica al menos dos veces por semana.
  • Realizar técnicas de relajación sencillas (mindfullnes, meditación guiada, etc.) diez minutos al día.
  • Cantar, reír, comunicarse con los demás.

 

BOCA Y POSTURA

La boca es un sistema complejo y extraordinariamente importante en la salud del individuo. En ocasiones es la causa primaria del trastorno postural y en otras se altera para compensar un desequilibrio.

La boca y todo su sistema de dientes, músculos y sistema nervioso, está íntimamente relacionado con el sistema vertebral: conexiones nerviosas existen entre boca, cráneo, cervicales; relaciones musculares entre el sistema masticador y el sistema muscular encargado del giro de la cabeza; relaciones entre la boca y las cadenas musculares descendentes que llegan hasta el pie; relaciones entre boca y el sistema oculomotor (visual) y el sistema vestibulococlear (audición y equilibrio).

Por todo ésto es importante integrar el análisis de la boca en cualquier problema postural, biomecánico o ante la presencia de un dolor crónico que no responde a los tratamiento médicos convencionales.